Un nuevo proyecto: La Guarida

guarida_fondo_twitter

Hace algunas semanas  mi amigo Omar Cabriales  (@Volkeroso) y yo  (@Poir0t)  comenzamos un nuevo proyecto llamado “La Guarida” (@guarida_).

¿Qué es?

La Guarida es un stream de radio por Internet el cuál pueden escuchar todos los miércoles a las 10 pm a través del sitio web mixlr.com

¿En qué consiste?

La idea de “La Guarida” surgió a partir de una conversación que tuve con Omar, recordábamos nuestra niñez, en la cuál ibamos a casa de nuestros amigos a jugar videojuegos, platicar de comics, de las últimas películas que vimos en el cine, etc. Llegamos a la conclusión de que el sueño guajiro de todo niño es tener una casita del árbol, para realizar todo lo anterior y más.

Durante esta plática también concluimos  que nuestra guarida ideal como “adultos” ya no es una casita del árbol, sino más una especie de “Taberna de Moe” en la cuál podamos reunirnos con nuestros amigos y  seguir hablando de cine, series de televisión, comics, etc.

Basados en esta idea, es que se nos ocurrió crear  el stream de radio por internet “La Guarida”, un espacio en el que podemos interactuar con cualquiera que guste de estos temas  y seguir ñoñeando.

Las voces que le dan vida al proyecto son:  Omar Cabriales (@Volkeroso), Paulina Patiño (@pau_patino) y Orlando Rosillo (@Poir0t)

Los invito a unirse a “La Guarida”, aquí dejo el link para que escuchen nuestros programas anteriores, van cuatro, y si les gustan los esperamos este miércoles a las 10 pm.

http://mixlr.com/la-guarida/

Twitter: @guarida_

Facebook: https://www.facebook.com/En.La.Guarida.1

Entrevista a los organizadores del: Segundo Encuentro Iberoamericano de Escritores Cinematográficos

IMG_6052

Aquí les dejamos la entrevista que le realizamos a los organizadores del Segundo Encuentro Iberoamericano de Escritores Cinematográficos que se llevará a cabo del 25 al 28 de junio en el Centro Cultural Universitario Tlatelolco.

Nuestros amigos de “El Garfio” nos narran entre otras cosas, los avances que han tenido desde el primer encuentro, la importancia de llevar a cabo este evento de nueva cuenta y el intenso debate que se está generando entorno al término “guionista”  y “escritor cinematográfico”.

Nadie sabe nada de…

Últimamente me he dado a la tarea de ver películas por lo menos 5 de las 7 noches a la semana, y entre mi colección encontré una que tenía desde hace ya mucho tiempo, “Nadie sabe nada de Gatos Persas”, una película del director Bahman Ghobadi (“Las tortugas también vuelan”).

Esta película fue ganadora en el 2009 en el Festival de Cannes, “Un Certain Regard” para ser especifica. Fue calificada como “hermosa” alrededor del mundo; y es que sencillamente lo es, no es el sueño que todo chico de una banda desea “ser famoso y que su música se escuche alrededor del mundo”, sino el simple hecho de poder cantar y tocar libremente en el Teherán, pero como esto no es posible buscan otras soluciones.

Dos jóvenes músicos Negar y Ashkan (un chico y una chica) que acaban de salir de la cárcel buscan a toda costa formar su banda de Indie- Rock, su sueño es poder actuar en Europa,  ya que su vida en calidad de clandestinos no les convence del todo.

Hacen un viaje incansable por todo Irán para encontrar músicos e intérpretes pero por una cosa o por otra, no logran reunir más integrantes en su banda, y es que sin dinero, sin pasaportes nada les será fácil.

MI EXPERIENCIA.

La  película está basada en una historia, personajes y lugares reales, la disfrute demasiado,  es  bastante diferente a lo que he visto y sencillamente ver los límites  que tiene un país con su gente es verdaderamente triste, pero el contraste de la lucha interminable por hacer lo que se quiere es verdaderamente asombrosa, Ghobadi  retoma la esencia de la historia de Negar y Ashkan,  donde la música de influencia occidental está más que prohibida, esto los  lleva a  un recorrido musical en el que se retrata la realidad clandestina de todos los que se atreven a arriesgar su libertad por hacer música.

 Las canciones son los personajes que sobresalen. Cada una con una personalidad y una pasión que se transmite no sólo a través de unas notas de impecable ejecución y sentimiento. También sus letras parecen retratos biográficos del deseo. Se disfruta el collage de musical que acompaña la película.

El campo de batalla

He escuchado a gente que pelea por hacer creer a otros que un libro es mejor que la película que se hizo gracias al mismo o quienes argumentan que un filme basado en un texto pierde importancia si no es idéntico o no reconstruye con exactitud las palabras y la dirección del primero, pero me parece primordial que en las adaptaciones literarias en cine se entienda que el abundante parecido que haya entre el libro con el audiovisual no las hace mejores a que si no existiera dicha fidelidad del segundo con la obra prima, sino que simplemente el resultado sería más literario y la aceptación del público sería distinta a aquella que pudiera surgir si el vínculo de las obras fuera más débil.

Por un lado, la lectura de un libro se da de forma lineal, sin referirme al relato que se cuenta y que puede ser cronológico o con rupturas en el tiempo, sino a aquel seguimiento de palabras que llevan al lector a entender paso a paso lo que se dice en las páginas; la estructura de la historia. Cuando nos presentamos ante una obra literaria sabemos que tendremos que leer una página y aprehender lo que ésta nos dé para después llegar a la segunda y así consecutivamente; no podemos leer dos cosas a la vez, es simplemente imposible en cuanto a la existencia de palabras en la hoja.

Por otro lado, la presentación de un audiovisual ofrece más posibilidades de lectura; uno puede aprehender la gran variedad de acontecimientos que se presentan simultáneamente en pantalla; la presentación de personajes sin detallar cada gesto que lo compone, pero sin dejar de lado, claro, el cuidado para su introducción; las acciones que comparten tiempo pero que se diferencian en espacio o extensión; en fin, uno puede darse el lujo de aferrarse al relato como mejor le plazca.

Así pues, hay que tener en cuenta que una adaptación brinda libertad de acción siempre y cuando se respete el argumento pensado; la presentación de un texto y un audiovisual no debe ponerse en campo de batalla, sino entenderse cada una mediante la aprobación y el rechazo de sus aciertos y deficiencias y urgir la sorpresa de quienes están dispuestos a entregarse a ellas.

Sin Azúcar

Alguna que logre derramar lágrimas cuando los diálogos más cursis son presentados en pantalla, la que tenga las frases más melosas en línea o aquella que nos mantenga entretenidos con besos y caricias el sesenta por ciento del relato. Cuando buscamos una película romántica encontramos aquella que habla del amor instantáneo que se demuestra intensamente o el que se da luego de una charla con quien, impresionantemente, nos cautiva al conocerlo.

Aunque hablando de una época en que el simple roce de manos significaba más deseo por el otro que una declaración abierta o cualquier cumplido predecesor a una propuesta formal, los deseos por la continua competencia de personalidades y la autosuficiencia para sobrellevar los estándares establecidos de una época en que el dinero y la posición social lo eran todo, llevan a los protagonistas a una continua competencia de puntos de vista y formalidades ante la vida que, inconscientemente, termina ante algo más que en riña por entender un mundo aparentemente perfecto en que la inteligencia y la novedad de pensamientos hacen más interesante el cortejo y la planeación de una vida en compañía que lo que hasta entonces había sido logrado.

Una película que refleja pura e intensamente el amor y la sensibilidad de los seres humanos; Orgullo y Prejuicio, de Joe Wright en 2005, tiene una excelente dirección de personajes e historia que logra cautivar en todo momento al espectador con un relato intenso, bello y motivador que, en conjunto con una fotografía bien cuidada y estéticamente gentil, hacen del filme una obra deleitable en su totalidad.

La obra lleva un ritmo cambiante, genera saltos de intensidad en la exposición de escenas y el estrés e interés se encuentran presentes en todo momento. Logra hacer que el espectador entienda y se adentre en la historia y no da paso a la indiferencia. Orgullo y Prejuicio más que una película romántica es un filme apasionado que dirige al espectador hambriento de pasión y finura en la imagen al encuentro privilegiado de ventanas viajeras del tiempo y la delicadeza.

El caballero de la noche asciende

Por María de Jesús @mardecuentos

Lunes 23 de julio de 2012, Batman dejó por un momento ciudad Gótica para visitar México y junto con  miles de  seguidores, darse cita en el Auditorio Nacional, donde se proyectaría la tercera y última entrega de una de las sagas de súper héroes más queridas y esperadas del año.

No había distinción entre  niños y adultos ¡la emoción era una! El afán por demostrarse fiel seguidor del héroe era notorio, playeras, tenis, máscaras, capas y hasta una gatubela se presentó captando la atención de los presentes.

Enormes filas que no parecían tener fin, varias personas intentando poder obtener un boleto y ser uno de los privilegiados en ver la película… Cantidad de artículos con el característico sello del “murciélago”, además el centro de atención fue El Tumbler (Batimóvil)  más de uno se tomó foto junto a él.

rompiendoreglas.com.mx

Los ánimos no decayeron pese a no contar con la presencia del director  Christopher Nolan y los actores Christian Bale, Anne Hathaway, y Joseph Gordon-Levitt. Las puertas se abrieron y el entusiasmo  cobró mucho más fuerza, el Auditorio Nacional se había convertido en un inmenso cine.

Eran cerca de las ocho de la noche cuando los gritos y silbidos de un público ansioso comenzaban a hacerse presentes ¡las luces se apagaron! Y antes de iniciar con la proyección se leía un comunicado que el mismo director Christopher Nolan mandaba, en el manifestaba la pena por no poder asistir debido al trágico accidente que se había vivido en Colorado, calificaba de absurdo ese crimen y manifestaba dolor  por las familias y por algo sagrado “el cine”, su hogar. Un escrito algo escueto pero que transmitía el sentir de un ciudadano estadounidense.

“Son los primeros en América Latina en ver el final de Batman ¡disfruten!”, esta frase hizo que todo el público diera un grito lleno de emoción, seguido de aplausos… ¡La película había comenzado!

La reacción en general era buena, momentos sumamente intensos, cómicos y de profunda reflexión se disfrutaban en cada una de las escenas. La fotografía y banda sonora son dignas de reconocer, los personajes ¡brillantes! Todos brillaron y sorprendieron. Personajes de las sagas anteriores reaparecen y se unen otros, logrando una trama interesante. Batman, el caballero de la noche asciende cumplió y superó las expectativas.

¿Sorpresas? ¡Muchas! El final nadie lo esperaba… ¿Tú podrás predecirlo? El bueno que no es tan bueno, el malo que no es tan malo ¿existirán?

La leyenda termina para permitir el comienzo de una nueva era… Batman el caballero de la noche asciende dejó con un gran sabor de boca a la audiencia mexicana, los aplausos lo decían todo y uno que otro grito desesperado emanaba de las chicas que no cabían de la emoción,  seguro a muchos de ustedes les pasará igual ¿querrán más después de verla? ¿tendremos cuarta entrega?

Desde los inicios hasta nuestro entendimiento

Por Pauu Patiño @Pamisimp

La influencia de Sergei M. Eisenstein y su acorazado Potemkin

Hablar de la composición de cualquier obra cinematográfica implica tener en cuenta los diferentes aspectos que incursionan en la continuidad dramática de la misma; atender las escenas, los movimientos de cámara y el relato… así como relacionar cada elemento para dar unidad al producto final que resultará más que la simple conjunción de los mismos.

Esto para adquirir una postura como espectador, sí, pero es el realizador quien mantiene esto en mente al momento de disponer su tiempo para la creación de un nuevo producto. La obra de Eisenstein es considerada una de las mayores influencias en el discurso audiovisual para la complejidad y variedad de los relatos; un claro ejemplo es El Acorazado Potemkin de 1925 que en su momento abrumó a los espectadores con una continuidad dramática fuera de lo común.

El filme de Eisenstein acude al enlace, la recurrencia, la repetición de planos parecidos y la ausencia de la clásica noción de secuencia que hasta entonces se tenía en un filme. Esto implicaba por un lado, entender el relato cinematográfico más allá de la simple ejemplificación de hechos lineales y por otro forzar el entendimiento de analogías que transferían y ampliaban su significado por encima de lo que era visible.

Y la forma de ver un filme pasó entonces la etapa del desconcierto, de la desesperación y después de la lucidez para aprehender aquello que era presentado y descrito en la pantalla mediante ilación de ideas; llegó la etapa en que el espectador tenía que forzarse a ver y entender más allá de lo que sus ojos le permitían, conjuntar sonidos, escenas, personajes… y adentrarse en la obra como recompensa.

Arte urbano en tiendas departamentales

1

Cuántos de nosotros no hemos observado una “obra de arte” que no comprendemos, y al no comprenderla pensamos “wow, eso sí que es arte”, si alguna vez te ha pasado temo decirte que podrías ser víctima de alguien como Mr. Brainwash y lo que tanto te ha gustado bien pudiera ser usado como papel de baño.

 El documental Exit through the gift shop es posiblemente una de las mejoras obras del artista urbano Banksy, y sorprendentemente no lo es en términos estéticos, sino en lo que representa, en lo que nos dice, en la reflexión que nos deja.

El protagonista es Thierry Guetta,  un inmigrante francés que lleva años viviendo en Los Ángeles, él solía comprar ropa y revenderla a precios exorbitantes, por ejemplo una playera Adidas con mala costura podía venderla en 5,000 dólares, afirmando que era una prenda única (y sí lo era); un buen día sin saber exactamente cómo, una cámara de video arribó a su vida, desde entonces fueron inseparables, llegó un punto en que sus amigos y familiares ya no se sentían intimidados por la cámara de Thierry grabándolos en todo momento, pues era una extensión más de él.

La obsesión de Thierry por filmar cada instante de su vida se remonta a su niñez, en la cuál, su madre falleció de forma inesperada, jamás pudo ver su cuerpo o asistir a su funeral, de inmediato fue trasladado a casa de sus tíos donde creció con un vacío interior, sintiendo que le habían arrancado un evento de su vida para siempre, es por eso que al crecer, decidió que al grabar por largo tiempo, tendría capturados momentos por la eternidad. En unas vacaciones en Francia, la cercanía con su primo Invader (reconocido artista urbano) lo hace sumergirse por completo en un mundo nuevo, uno en el que está destinado a triunfar.

Pero el filme de Banksy (con material filmado por Thierry…) en otro universo no hubiera tratado de retratar la historia de un francés que triunfa en Estados Unidos a la “Homero Simpson” –Thierry–, no, en otro lugar en otro tiempo, hubiera sido un documental en el que se muestra lo que hacen los artistas urbanos, sus deseos, sus motivaciones, etc., y aunque colateralmente se observa esto, creo que al final el objetivo nunca fue ese, la verdadera misión de esta cinta es exponer  lo retorcida que se encuentra nuestra sociedad, en la cuál,  por contradictorio que parezca, el arte urbano termina en salas de exhibición vendiéndose a precios estratosféricos,  sólo en este mundo un francés como Mr. Brainwash –y que posiblemente tiene retraso mental– termina volviéndose uno de los artistas urbanos más famosos del planeta, siendo incluso requerido para crear la portada de un disco de Madonna.

Tal vez las obras callejeras como las que realizan Invader, Shepard Fairey o Banksy  tengan como único propósito lavar el cerebro –como dice  Thierry–, pero ellos intentan  transmitir algo –ideologías, miedos, conceptos, etc. – que han construido a lo largo de su vida, labrado y transformado una y otra vez, sin embargo el universo que nos propone Mr Brainwash, es uno donde el arte (¿seudo arte?) más vacío y más engañoso puede ser considerado como un bien de libre comercio, haciéndole compañía en el aparador al agua embotellada o al aire en latas.

Al final, la burla creada por Banksy podría resumirse en una frase: “mírense, observen lo tontos que pueden ser, ja ja”.

 

Del olvido y otros pasos

4

Por Pauu Patiño @Pamisimp

Del relato de Michel Gondry, Eternal Sunshine of the Spotless Mind, 2004.

De repente vas caminando y no sabes porque tus pies te guían a ese lugar que nunca has visitado, no sabes qué pero te obliga a tomar el tren con un destino distinto al que acostumbras; tus ojos se enfocan en todo menos en tu día, estás perdido, pero pleno, como si la felicidad llegara con tanta novedad o como si todo eso que te parece extraño fuera tan conocido como tu propio nombre.

Qué esperabas. Todo el tiempo estuvo siendo un simulacro, un desbarajuste. Cada vez que entras en algún (ese) lugar y te sientas en algún (ese) sitio para no estorbar el paso y levantas la mirada, ahí está, la novedad repetitiva, porque no es que deje de ser novedad cuando aparece con tanta recurrencia, sino que el intento de su olvido lo ha hecho mínimo –pero siempre perceptible- para ti.

Ya no es una noticia decirte que el intruso ha analizado y contado tus memorias, tu colección de experiencias (cosas olvidadas e inolvidables –o inolvidables ya olvidadas-) y que es él quien decide cuales se quedan y cuales se van sin importar cuanto las quieras retener, pues aunque no lo recuerdes, tú se lo permitiste.

Y qué si fue así como sucedió tu vida o no; y qué si sigues vagando de vez en vez por lugares desconocidos que te llaman con fuerza; y qué si un día no recuerdas nada o  lo recuerdas todo –imposible saber-; tal vez haz vivido más de lo que piensas o tal vez tu vida ha pasado sin sabor, sin finales ni despedidas amorosas, sin penas ni resplandores … y así hasta la eternidad.

Pues después de saberte efímero en tu vida te duele pensar que eres efímero en la vida de los otros, que puedes pasar un capítulo entero de tu libreta compartiendo los días con alguien y después ser arrancado con todo y margen y no tener derecho siquiera a alguna copia o borrador. Pero calma, que vas a tener tiempo de sobra para explicarte qué hacen esos residuos de papel arrancado en la libreta y tal vez termines teniendo suerte.